Texto de la aparición de la Virgen de Guadalupe en Extremadura, España.
Versión PDF

[p.1] ... hasta que pasaron a un río que llaman Guadalupe y hallaron ahí unas muy grandes montañas y en estas montañas hicieron una cueva aquestos santos clérigos a manera de sepulcro, y cercaron aquesta cueva con muy grandes piedras, y pusieron dentro la imagen de nuestra señora Santa Maria y con ella una campanilla y una carta en la qual estaba escrito cómo aquella imagen de Santa Maria fuera enviada de Roma a San Leandro, arzobispo de Sevilla, con otras reliquias que le enviara el doctor San Gregorio. E desque la hubieron puesto cubriéronla con unas piedras grandes y echaron su tierra encima y fuéronse. E en tierra de Almaraz dejaron eso mismo soterrada la cruz y fuéronse huyendo a las montañas de Castilla la Vieja...

[p.2] [Después de haber conquistado los moros la mayor parte de España,] ... plego al señor Dios de esforzar los corazones de los christianos para que tornasen a cobrar las tierras que habían perdido. E así fue que cobraron mucha tierra de aquella que poseían ya los moros. E por abreviar, contarnos hemos del noble rey don Alfonso el qual ganó a los moros gran partida de Castilla. Ovo con ellos muy grandes batallas y en especial la que ovo en las Navas de Tolosa, donde fue ensalzada la santa cruz del nuestro señor jesu Christo. E de allí los abatió en tal manera que nunca alzaron cabeza y de esta vez ganó a Ubeda y a Baeza y a otros lugares muchos Guadalquivir ayuso y por la Sierra Morena. Durmió en paz y nuestro señor Dios Ilevó la su alma a la su santa gloria. E reinó en España su nieto el rey don Fernando, el qual ganó la muy noble ciudad de Sevilla y otros muchos lugares y durmió en paz y nuestro señor Dios Ilevó la su ánima al su santo reino.

[p.3] E reinó su hijo don Alfonso el qual ganó las Algeziras y murió sobre Gibraltar. En el tiempo que aqueste rey don Alfonso reinaba en España aparesció nuestra señora la virgen Santa Maria a un pastor en las montañas de Guadalupe en aquesta manera: andaban unos pastores guardando sus vacas cerca de un lugar que llaman Alia en una dehesa que se llama hoy en día la dehesa de Guadalupe. E en aquesta dehesa andaban aquestos sobredichos pastores guardando sus vacas. E uno dellos halló menos una vaca de las suyas y apartóse para la buscar por espacio de tres días, y non la hallando metióse en las montañas grandes que estaban el río arriba y apartóse a unos grandes robledales y allí vido estar su vaca muerta cerca de una fuente pequeña. E el pastor desque vio su vaca muerta allegóse a ella: y fue muy maravillado por quanto non estaba mordida de lobos nin herida de otra cosa y sacó su cuchillo de la vaina para la desollar y abriéndola por el pecho a manera de cruz según es costumbre de desollar, en esa hora se levantó aquella vaca y él, muy espantado, tiróse afuera.

[p.4] E la vaca estuvo queda y en esa hora le aparesció nuestra señora la virgen Santa Maria y dijo a este pastor: «Non hayas miedo, ca yo so la madre de Dios por la qual alcanzó la humana generación redención; toma tu vaca y vete y ponla con las otras, ca de aquesta vaca habrás otras muchas en memoria de aqueste aparescimiento que aquí se aparescí y desque la pusieres con las otras vacas iris a tu tierra y dirás a los clérigos y a las otras gentes que vengan aquí a este lugar donde te aparescí y que caben aquí y hallarán una imagen mia.» E desque nuestra señora le dijo estas cosas [siete palabras tachadas] se contienen en este mesmo capitulo; y en esta hora desparesció [dos palabras tachadas].

[p.5] Y el pastor tomó su vaca y fue con ella y púsola con las otras y contó a sus compañeros todas las cosas que le habían acaescido y sus compañeros hacían burla dél. Y el pastor respondió y dijo: «Amigos, non tengades en poco aquestas cosas, ca si non queredes creer a mi, creed a aquella señal que trae en los pechos la vaca.» Y ellos, viendo la señal que traía en los pechos la dicha vaca a manera de cruz, creyéronlo.

[p.5] E él despidióse de sus compañeros y fuese para su tierra. E sabed que por doquier que iba contaba a todos quantos hallaba este miraglo que le había contescido. E sabed que este pastor, que era natural de Cáceres y ahí teñía mujer y hijos, y des que Ilegó a su casa halló a su mujer Ilorando y él dijo a su mujer: «¿Por qué lloras?» Y ella respondió: «Vuestro hijo es muerto»; y el dijo: «Non hayas cuidado ni llores ca yo lo prometo a Santa Maria de Guadalupe, que ella me lo dará vivo y sano y yo selo prometo para servidor de su casa.» E en esa hora se levantó el mozo vivo y sano y dijo a su padre: «Señor padre, aguisad y vamos para Santa Maria de Guadalupe.» Y quantos estaban allí fueron maravillados y creyeron todas las cosas que decía del aparescimiento de nuestra señora Santa Maria.

[p.6] E este pastor Ilegó a los clérigos y díjoles: «Señores sabed que me aparesció Santa Maria en unas montañas cerca del río del Guadalupe y mandóme que vos dijiese que fuésedes allí donde me aparesció y que cavásedes en aquel mesmo lugar donde me ella aparesció y que halláredes ahí una imagen suya y que los sacáredes de allí y que le hiciésedes una casa. E mandóme más, que dijiese que a los que tuviesen cargo de su casa, que diesen a comer a todos los pobres que a ella viniesen una vez al día. E díjome más, que haría venir a esta su casa muchas gentes de muchas partes por muchos miraglos que haría por todas las partes, ansí por mar como por tierra. E díjome más, que allí en aquella gran montaña se haría un gran pueblo».

[p.7] Y desque oyeron los clérigos y las otras gentes aquestas cosas, pusiéronlo luego por obra y anduvieron su camino hasta aquel lugar donde aparesció nuestra señora Santa Maria. E en esa ora que llegaron comenzaron a cavar en aquel mismo lugar donde el pastor los mostró que le aparesciera Santa Maria. E ellos cavando en aquel mismo lugar hallaron una cueva a manera de sepulcro, y sacaron la imagen de nuestra señora Santa Maria, y una campanilla que estaba con ella y la piedra sobre que estaba asentada. Y debedes saber que todas las otras piedras que estaban alrededor todas las quebrantaron y las llevaron por reliquias. Y en esa hora le edificaron una casa muy pequeña de piedras secas y de palos verdes y cubriéronla de corchas, ca sabed que había cerca asaz de alcornoques. E sabed que vinieron con aquestas gentes muchos enfermos de diversas enfermedades, y en la ora que llegaban a la imagen de Santa Maria luego cobraban salud de todas sus enfermedades e íbanse para sus tierras loando a Dios y a la su bendita madre por lo grandes miraglos y maravillas que abia hecho. Y quedóse el pastor por guardador con su mujer y sus hijos y su linaje por servidores de Santa Maria.

[p.8] E así como fueron manifestos estos miraglos por toda España, venían de todas las partes muy muchas gentes a visitar esta imagen a reverencia de Santa Maria por los muchos miraglos y maravillas que por ellos hazía.

Comentario:

El texto que se expone a continuación ilustra la aparición de la Virgen de Guadalupe en Extremadura, España, basado en el texto más antiguo conocido, un manuscrito de 1440 en el Archivo Histórico Nacional. La fecha de la aparición no es precisa ni manifiesta en el texto y no existe ninguna otra prueba documental que sostenga los hechos aquí relatados. La narración sigue los lineamientos fundamentales de otras apariciones de la Virgen en España y en ella se pueden reconocer a todos sus elementos y personajes comunes. Parece ser que la base de estas narraciones fueron las descripciones hagiográficas del descubrimiento de cuerpos de santos. Hay que hacer notar, sin embargo, que la historia de la aparición de la Virgen de Guadalupe Extremeña es original por cuanto inspiró cierto número de descubrimientos de otras imágenes enterradas, como la de Nuestra Señora de Soterraña, mencionada circunstancialmente en el documento mexicano de 1556* que proporciona la Información de la supuesta controversia entre el Arzobispo Montúfar y Francisco Bustamante acerca del origen del culto de la Virgen de Guadalupe Mexicana [folio 4b].

Es de notar también el gran parecido que existe entre el contenido del texto español y lo narrado por la tradición aparicionista en México [párrafos 4, 5 y 6 de este texto], así como la mención, por parte del narrador, de lo asombrado que estaba el pastor de que su vaca perdida y muerta "non estaba mordida de lobos", lo cual podría, quizás, apoyar la tesis de que la etimología árabe-latina de "Guadalupe" es "Río de lobos" [Guad-al-lupus].

* El documento íntegro sobre la información Montúfar-Bustamante está disponible en el acervo documental de ProyectoGuadalupe.com

El presente comentario se basa en el texto que William A. Christian Jr. dedica a la aparición de la Virgen de Guadalupe en Extremadura en su libro Apariciones en Castilla y Cataluña (Siglos XIV-XVI). , Ed. Nerea España,1990, 320 páginas, p.123-129. El texto de la aparición se tomó íntegramente de la misma fuente, pero la separación del texto en párrafos se hizo para esta compliación. [Nota del compilador, ProyectoGuadalupe.com]




ProyectoGuadalupe.com: Qué esForoVínculosContáctenos
Contenido: Acervo DocumentalAcervo IconográficoArtículosBibliografíaReseñas

ProyectoGuadalupe.com Derechos Reservados 2003
Contenido protegido y Autorizado por los autores
Diseñado por Estudio Flotante Comunicación
Contacto: Coordinador